Preparación de la moto para Off Road

 

La mayoría de motos trail son capaces de afrontar con más o menos solvencia recorridos por pistas o caminos, pero no siempre cuentan con todos los elementos imprescindibles para que salir del asfalto sea realmente cómodo, seguro y divertido. Por ello os quiero hablar de los puntos claves en una moto para su uso off-road, de mayor a menor importancia. 

 

Neumáticos.

Los neumáticos son el elemento que más marca la diferencia a la hora de salir del asfalto, son el contacto de la moto con el suelo y por lo tanto, marcan el límite de lo que podemos hacer con la moto.

Si te decides a salir del asfalto debes plantearte que neumáticos montas en función de lo que pretendas hacer. Como casi todo en el Trail, no hay una receta mágica y la elección de gomas depende de lo que quieras hacer. 

Unos neumáticos puramente asfálticos te permitirán salir de la carretera muy de vez en cuando, por pistas muy fáciles siempre que estén secas y compactas y por supuesto, a ritmo  pausado si no quieres tener sustos.

En el extremo opuesto, si pretendes hacer off-road de manera intensa deberás buscar neumáticos de tacos que te garanticen tracción en cualquier terreno pero perderás, sin remedio, agarre en carretera y sobre todo en asfalto mojado.

Entre estos dos extremos, existe una infinidad de neumáticos mixtos que funcionan bastante bien en carretera y se defienden en “off”, siempre que no te encuentres con mucho barro o terrenos muy sueltos, donde empezarán a patinar.

Resumiendo, valora bien lo que pretendes y busca lo que más se adecúe pero ten en cuenta que no existe el neumático perfecto para todo.

 

Estriberas.

De la misma forma que el neumático nos conecta con el suelo, las estriberas son nuestro principal punto de contacto con la moto. Necesitamos que esta conexión sea segura en cualquier circunstancia. En off-road son imprescindibles las estriberas metálicas dentadas que agarran bien la suela de la bota hasta en las peores circunstancias como puede ser el barro. 

Estriberas clásicas off road

Generalmente, las motos trail, llevan estriberas de este tipo aunque muchas veces incluyen unas protecciones de goma sobre ellas que solo sirven para que se desgasten menos las suelas de tus botas y son resbaladizas en cuanto se mojan un poco. 

Mi consejo en este punto es que, si tus estriberas tienen estas protecciones, las quites cuanto antes y no las vuelvas a montar nunca incluso aunque no hagas off-road y si tu moto no lleva estriberas dentadas, tendrás que cambiarlas.

 

Cubrecárter y defensas.

En off-road la probabilidad que que la moto acabe “descansando” tumbada en el suelo es alta y ademas hay infinidad de elementos que pueden impactar con ella de muchas maneras, por eso es imprescindible proteger las partes vitales de la moto para no sufrir una avería grave incluso cuando el incidente es bastante leve. Las defensas de motor y el cubrecárter se amortizan en la primera caída por caras que parezcan, así que es recomendable comprar material de buena calidad.

Un cubrecárter es fundamental para evitar impactos directos en los bajos del motor, que son bastante sensibles a los golpes y relativamente fáciles de agujerear, con la consiguiente perdida del aceite, fin del día de moto y una avería, como mínimo, cara de reparar. ¡Ojo! Los cubrecárter sirven para proteger de las piedras que levanta la rueda delantera y algún pequeño impacto con escalones, raíces u otros elementos pero no son un blindaje impenetrable que nos permita olvidarnos de tener cuidado con los golpes en esa zona.

Las defensas laterales también son importantísimas para que en caso de caída el golpe contra el suelo lo reciban estas y no partes vitales como las tapas laterales de embrague o encendido, los radiadores o las culatas de los cilindros en el caso de los motores boxer.

 

Paramanos y protector de faro.

Otro elemento de defensa fundamental y en este caso con dos funciones. Los paramanos, por un lado, protegen nuestras manos de las inclemencias del clima, golpes con ramas o con piedras despedidas por otras motos y por otro lado, evitan muchas roturas de manetas de freno y embrague en caso de caída.

Para moto trail son ideales los paramanos integrales, pueden ser solo de plástico o reforzados con una barra de aluminio, os recomiendo estos últimos para motos pesadas. 

Como complemento a los paramanos, podemos añadir un detalle importante en motos modernas, un protector de faro. Merece la pena proteger los carísimos faros led de las motos mas nuevas de los impactos. No suelen ser muy caros en comparación a un faro nuevo.

 

Guardabarros alto 

En este punto ya entramos en el terreno de lo que no es imprescindible pero sí muy recomendable. 

Se puede salir al campo con un guardabarros bajo perfectamente, siempre que no haya mucho barro o no sea muy pegajoso. En ese caso puede ocurrirnos que el barro que se adhiere a la rueda, al llevar poca velocidad, no se despega del neumático y comienza a acumularse y compactarse entre la rueda y el guardabarros, rompiéndolo o llegando a bloquear la rueda delantera. 

Además, muchas motos con doble disco de freno delantero, unen sus pinzas con un puente  sobre el guardabarros que también puede romperse y dejarnos sin freno delantero. Si puedes elegir, para campo, guardabarros alto.

 

Cúpula baja.

En off road la protección aerodinámica no es tan importante, de hecho, muchas veces es contraproducente al hacer que acumulemos más calor de la cuenta en zonas lentas y además puede resultar peligroso ya que al ir de pie, tendremos nuestra cabeza muy cerca del filo de la cúpula que suele ser de plástico bastante resistente. Un golpe contra ella, puede hacernos mucho daño en la cara o el cuello por lo que si vas a hacer off-road y tu cúpula es regulable, bájala al máximo o si no es el caso, puedes cambiarla por otra más baja, cortarla o incluso quitarla para evitar sustos de este tipo.

 

 

 

Maletas.

En el caso de que quieras hacer grandes viajes trail, necesitarás llevar equipaje. Las maletas rígidas, de cualquier tipo, son una mala idea fuera de la carretera. 

Los top-case sufren muchísimo con los baches por su posición en la moto, pudiendo romperse o desajustarse con facilidad. Las maletas laterales, a parte de sufrir los mismos problemas son una trampa, muy peligrosa, para nuestras piernas y pueden partir huesos, aunque llevemos buenas protecciones, si se nos queda un pie trabado y nos atropellamos con ellas o si se nos cae la moto encima.

Una bolsa sobre el depósito, unas alforjas textiles y un petate bien atado te darán la misma capacidad de carga y reducirán muchísimo este peligro. Toma ejemplo de los grandes viajeros trail, todos acaban cambiando sus maletas por alforjas y bolsas.

 

Conclusión.

Como has visto, la preparación básica de una moto para off-road es una cuestión de de protegerte a ti y a la moto. Siempre debes empezar por aquí antes de buscar otras mejoras de rendimiento que no te servirán de nada si la moto se rompe o te lesionas tú. Por ultimo, no me negarás que también puedes fardar muchísimo en la puerta del Starbucks (guiño, guiño). Todo ventajas.

V´s para todos y… ¡¡¡a volar raso!!!

La mirada, el primer pilar de la conducción de motos.

Resulta sencillo entender que el ser humano es principalmente visual. La vista es el principal sentido que nos conecta con el mundo y nuestro cerebro está diseñado para interpretar y responder principalmente a las señales que recibimos a través de nuestros ojos. Sin embargo, estas reacciones son tan automáticas que, a veces, es difícil ser consciente de ellas y apreciar que no son tan rápidas como parece.

Irás a donde mires.

Os propongo un experimento. Buscad una linea recta en el suelo, la que sea, una linea pintada, la junta de unas baldosas… da igual. Primero, intentad recorrerla caminando normalmente, mirándola y tratando de pisar encima de ella a cada paso. Ningún problema ¿verdad? 

A continuación volved al comienzo, situaros frente a la linea y cerrando los ojos o mirando en una dirección que no os permita ver la linea tratad, otra vez, de caminar sobre ella. Pedid a alguien que compruebe o grabe este nuevo intento para ver el resultado ¿Lo habéis conseguido? 

Lo más probable es que os hayáis desviado porque nuestro cuerpo esta diseñado para ir a donde miramos y si eliminamos la vista es difícil mantener la precisión en nuestros movimientos.

No mires al peligro directamente.

No es necesario. Si vas caminando por la montaña y ves que hay un precipicio, lo mejor será fijarte en donde debes pisar y no andar cerca de él mirando al fondo ¿no?. 

Todos lo hemos experimentado alguna vez. Ves venir el peligro y a pesar de ello eres incapaz de evitarlo. Esto ocurre porque somos incapaces de encontrar a tiempo la reacción adecuada. Entramos en un estado de pánico que nos tensa, nos bloquea mentalmente y hace que fijemos la mirada solo en el peligro y ya sabemos que… ¡dónde miramos, vamos

Si queremos evitar todo esto conduciendo una moto, nunca debemos fijar la vista en el peligro, siempre debemos buscar la escapatoria.

Mantén la vista lo más lejos posible.

Esta es la otra clave, cuanto más lejos miremos en nuestra trayectoria, más tiempo tendremos para reaccionar correctamente sin entrar en “pánico” y poder evitar cualquier peligro.

Sin entrar en demasiados detalles técnicos y simplificando todo lo posible para que nos entendamos fácilmente, los estudios científicos utilizados para el diseño de carreteras indican que el tiempo medio de reacción del ser humano en la conducción se descompone de la siguiente manera:

-Tiempo de detección: Es el tiempo que tardan nuestros ojos en centrarse en un objetivo (0,3 segundos)

-Tiempo de percepción: Tiempo que tarda nuestro cerebro en recopilar datos suficientes de ese objetivo (0,3 segundos)

-Tiempo de evaluación: Tiempo necesario para que interpretemos esos datos (0,5 segundos).

-Tiempo de decisión: El cerebro define los opciones que tenemos y decide cuál de ellas es la adecuada (entre 0,5 y 1 segundo dependiendo de la complejidad de la situación).

-Tiempo de respuesta física: Nuestro cerebro manda señales a nuestros músculos y ellos reaccionan a esos estímulos (0,2 segundos)

-Tiempo de reacción mecánica: Aunque pudiera parecerlo, las ordenes que aplicamos a los mandos de un vehículo no provocan una reacción inmediata, hay inercias, fricciones y resistencias en los elementos mecánicos que retrasan su respuesta. (0,5 segundos)

En resumen, tardamos entre 2,3 y 2,8 segundos en reaccionar a una situación inesperada mientras conducimos. Vamos a traducir todo esto a un ejemplo.

Supongamos que conducimos nuestra moto a 50 km/h y nos encontramos un obstáculo en nuestra trayectoria. Considerando un tiempo de reacción 2,5 segundos y que, 50 km/h equivale a 13,88 m/s resulta que, desde que aparece ante nuestra vista un obstáculo hasta que comenzamos a realizar la maniobra adecuada, habremos recorrido 34,72 metros.

Casi 35 metros es la distancia mínima que necesitamos para evitar, en este caso, un accidente. Todo esto significa que si centramos nuestra vista en una distancia menor, todo lo que veamos será inevitable, en definitiva ya nos lo habremos “tragado”.

Entrena tu mirada.

Como habéis visto (nunca mejor dicho), necesitamos entrenar nuestra mirada ya que sobre todo al principio, tendemos a mirar demasiado cerca de nuestra rueda delantera. Es un juego de concentración que consiste en combinar una mirada lejana en general con rápidos vistazos puntuales a algún obstáculo cercano que necesite más precisión. 

Personalmente, os recomiendo que os centréis en este aspecto en alguna de vuestras salidas y notaréis como rodáis más cómodos y seguros.

V´s para todos y… ¡¡¡a volar raso!!!

 

El Trail es gris

Aclarar las cosas en este mundo es cada día más difícil. Nos empeñamos en poner etiquetas a todo y eso hace que casi nunca encajemos al cien por cien en ningún sitio porque todos somos diferentes. En esto de las motos pasa lo mismo y la mayoría de las veces, no hay una respuesta correcta a nuestras preguntas, sino que depende de muchas cosas. Lo que os voy a dar es mi opinión sobre todo esto y mostraros a lo que me refiero.

¿Que es el TRAIL?

Para mi “trail” es simplemente viajar a donde sea y por donde sea posible en moto. Esto implica que para llegar a muchos lugares será inevitable dejar el asfalto. Es resumir mucho, pero quiero decir que para mi “trail” es, desde el que sube por una pista hasta la antena del pueblo a ver las vistas, hasta el que da la vuelta al mundo.

Lo que está claro es que no es un deporte como el Enduro, el motocross o la velocidad. Entonces ¿De dónde sale este concepto?

El origen del TRAIL

El origen del trail es el mismo origen de la moto. Al principio, cuando se inventaron las motos, todas eran trail, eran simplemente vehículos de dos ruedas para ir de un sitio a otro. Claro que a finales del siglo XIX principios del XX, las vías de comunicación entre pueblos o ciudades eran, en muchos casos, caminos de tierra por lo que una moto de esa época estaba obligada a ser capaz de circular con soltura por todo tipo de terrenos. Igual que los primeros coches eran todoterrenos las primeras motos eran trail, pero nadie lo sabia.

Por otro lado surge, de manera inevitable, el deporte. Somos humanos y en cuanto vemos algo que se mueve ya estamos pensando en competir, somos así por naturaleza y es aquí cuando todo evoluciona. Empiezas por ver quien va más rápido de un sitio a otro (la primera carrera de la historia, Paris – Burdeos ida y vuelta en 1895), después pasas a hacer un circuito para poder verlo y medirlo todo mejor (ya de paso, también sirve para no matar al resto de la gente que pasa por ahí) y poco a poco aparecen más y más carreras, de todo tipo, por tierra, asfalto o incluso madera.

Leon Demeeter montado en su moto de carreras en el año 1904
Leon Demeeter, ganador de la primera carrera exclusiva de motos 1904

Después, la historia fue avanzando en el primer mundo y el asfalto fue invadiendo todas esas vías importantes que la gente necesitaba par moverse, haciendo cada vez más innecesaria la capacidad off-road para que una moto fuese practica y por lo que las motos, se adaptaron poco a poco a circular por asfalto de la manera más rápida y eficiente. El Off-road quedó relegado a las carreras y fueron naciendo el Trial, el Motocross o el Todoterreno (Enduro y Rally de hoy en día).

En este punto ya existe la especialización, los fabricantes hacen modelos para distintas necesidades, alejandose hacia los extremos, motos off-road para competir o divertirse y motos de carretera para viajar o ir rápido pero claro, siempre vamos a más y cada vez también queremos ir más lejos.

La gasolina se extiende por el mundo y esto supuso poder cruzar continentes enteros a lomos de una moto pero con una dificultad, había que salir de nuevo del cómodo asfalto de los países desarrollados, había que volver a los orígenes, a motos para todo tipo de terreno y con alcance suficiente para llegar hasta la siguiente población donde encontrar combustible.

Es en este punto donde renace el trail, devolviendo capacidades off-road a las motos, para viajar lejos utilizando lo aprendido de los dos mundos.

Hubert Auriol compitiendo en el Rally de Paris
Hubert Auriol en el Rally Paris – Dakar a lomos de su BMW R-80 GS

El trail es gris

No me refiero a que, como algunos pobres ignorantes piensan, sea anodino o poco emocionante, al contrario, para mí el trail es el concepto más puro de la moto, el origen.

Me refiero a que el trail moderno esta entre dos mundos opuestos, la carretera y el off-road y entre medio esta el gris con sus infinitos matices, tantos como personas y maneras de viajar. Es por eso por lo que, en muchas ocasiones, no existe una única respuesta correcta, depende de quién lo pregunta.

V´s para todos y… ¡¡¡a volar raso!!!

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación